Durante el Día y la Noche de los Museos 2018 (18 y 19 de mayo) podéis descubrir una creación fantástica de Josep Trullàs (1933-1975), un diseñador que, desde su taller de Terrassa, revolucionó la moda de principios de la década de 1970.

Aprendió el oficio gracias al negocio familiar, pero su visión de la moda iba mucho más allá y encontró su punto de partida en unos pantalones femeninos a cuadros que recibió desde Estados Unidos. Su diseño ajustado, así como el tejido, eran algo innovador en una España donde pocas mujeres llevaban pantalones y mucho menos ceñidos.

Trullàs confeccionó piezas similares y su iniciativa causó sensación, la mujer podía vestir pantalones que modelaban su figura y, además, el modista empezó a crear prendas relacionadas con la psicoestética, que dotaba a sus creaciones de símbolos y señales característicos de su marca. Gracias a ello y al deseo de una parte de la juventud de vestirse de una modernidad alejada del franquismo, Trullàs expandió su negocio abriendo boutiques en diversas ciudades españolas, entre ellas la de Travessera de Gràcia, de Barcelona. También organizaba desfiles para presentar las colecciones y artistas como Paco Morán y Ágata Lys fueron modelos de sus reportajes fotográficos.

Desafortunadamente el modista falleció en la cúspide de su éxito y nunca sabremos qué otras innovaciones podría haber aportado a la moda de finales del siglo XX.

Durante su corto periodo creativo, Josep Trullàs creó prendas femeninas e infantiles, así como una indumentaria coordinada para la pareja y la familia. Algunas de sus prendas estrella eran el Mono, el Pan-escot o el Mocre (contracción de mono y cremallera), como la prenda elegida para la Noche de Museos.

Se trata de un Mocre femenino con amplio escote, cuello de puntas pronunciadas, cremallera y manga larga acabada en puño, también con cremallera. Tiene aplicados diversos símbolos, en papel holográfico, que representan figuras inventadas de otros planetas. También hay rombos, algo muy característico del modista. Los rombos eran un código de regulación de contenidos, utilizado por la televisión pública de la época, para señalizar si los programas eran adecuados para los menores: si aparecía un rombo en la esquina superior de la pantalla significaba que era apto para “mayores de 14 años”, si aparecían dos el programa solamente podían verlo los “mayores de 18 años”. Trullàs utilizó los rombos en sus prendas como símbolo de “no aptos para ingenuos”, haciendo que cada detalle de sus creaciones tuviera un significado especial.

“Mocre”. Punto roma tejido con hilo de poliéster texturizado (1973-1975) (Núm. reg. 15007). La pieza se exhibirá el viernes 18 de mayo de 10.00 a 14.00 horas y el sábado, 19 de mayo, de 19.00 a 24.00 horas. ¡Os esperamos!