Sorry, this entry is only available in Español and Català.

 

Benet Malvehy i Piqué (1837 – 1892) es considerado desde hace años uno de los grandes industriales sederos que ha habido en Cataluña. Se inició en la empresa de Joan Escuder, donde rápidamente aprendió los conocimientos técnicos y destacó como gran dibujante. Al liquidarse esta empresa, pasó a formar parte del personal de la casa Bonaventura, Solà y Sert Hermanos hasta que, en 1862, estableció su propio negocio, donde sobresalió con sus brocados, brocateles, damascos, felpas, terciopelos, pasamanería y todo tipo de tapicería para alta decoración.

El mismo año 1862 fue reconocido por haber hecho el primer retrato jacquard tejido en Cataluña, una imagen de la reina Isabel II, por la que se utilizaron 8.000 cartones, y le ocupó unos 10 meses de trabajo. A cambio, obtuvo el mayor reconocimiento, como el de ser proveedor de la real casa y fue condecorado con las insignias de caballero de la Orden de Carlos III.

A lo largo de los años, y a través de diversas publicaciones de la época y estudios posteriores que se han hecho del personaje, hemos ido descubriendo una serie de tejidos surgidos de la empresa de Benet Malvehy y de sus sucesores, pero pocas veces los hemos podido localizar.

Un caso especial es el del magnífico terciopelo brocado en hilo de oro del que hasta ahora sólo se conocía por algunas fotografías. Sobre este terciopelo, tirando del hilo, hemos sabido que, en 1881, Benet Malvehy solicitó en préstamo a la catedral de Barcelona el tapiz del altar mayor con la representación de la resurrección para copiarlo, a cambio de darles el terciopelo que fuera necesario para forrarlo. Hasta hace relativamente poco, sólo lo conocemos por las fotografías en blanco y negro ya que se aplicó en el Trono de la Reina dels Jocs Florals de Barcelona, de 1908, diseñado por Puig y Cadafalch y moldeado por Jujol. También tenemos constancia de que se usó en el palacio Güell. En el Catálogo de la sección de tejidos, bordados y encajes de los museos municipales de Barcelona del año 1906, lo encontramos en el apartado de reproducciones. Gracias al Catálogo de los objetos que figuran en la exposición de artes industriales con aplicación al decorado de las habitaciones, que se celebró en Barcelona en 1884, podemos fechar la primera aparición del terciopelo.

Pero hace unos meses hemos tenido la gran suerte -y sorpresa- de encontrar un gran fragmento en perfecto estado de conservación en casa de una heredera. Y hemos podido constatar que técnicamente es de una gran perfección, hecho en seda y lámina metálica entorchada, labrado, cincelado de dos alturas y un cuerpo, con trama lanzada.

Imatge cadira de la reina.

Coincidiendo con este descubrimiento, llegó a nuestras manos un muestrario que de entrada era curioso por la manera de estar dispuestas las muestras textiles y los dibujos que la rodeaban. Con un solo vistazo, ya se veía que no era un muestrario comercial ni de fábrica, sino más bien una recopilación de las mejores muestras de una empresa, y probablemente, hecho por un heredero. En la portada había las iniciales J M, y Barcelona, y en el interior había dibujado J M y C. Y fechado en 1918.

Sabemos que el interés de Benet Malvehy por los tejidos antiguos le llevó a hacer múltiples reproducciones e interpretaciones de tejidos históricos que había conocido de primera mano en sus viajes a Rusia, Francia, Bélgica, Alemania o Marruecos, de los que Malvehy sacó su fuente de inspiración, como por ejemplo los del ábside de Santa María de Ripoll, hoy desaparecidos, o los que hizo por el Museo de Reproducciones de Barcelona.

A la muerte de Benito, su hijo, Josep Malvehy Font (1862- 1934) se puso al frente de la empresa, pasando a llamarse José Malvehy y Compañía (J. M. y C). De esta etapa, en el Museo Textil se conservan dos colchas de rayón (núm. reg. 23107 y 23108). El hijo de éste, August Malvehy Garriga (1894-1981) a quien se le atribuye también una capacidad innata para el dibujo ya desde muy joven, fue el continuador. El hecho de que en casa de la nieta de Augusto se conserve un libro de pautas de ligamentos textiles, datado de 1904, con el mismo estilo de dibujo y caligrafía que el muestrario de JM y C, junto con la muestra titulada “Catedral“, que reproduce un tejido del mismo estilo del terciopelo de 1884, nos ha hecho sospechar que el muestrario que teníamos entre manos era una recopilación hecha en tiempos de Josep Malvehy, seguramente empezado por él y terminado por August, teniendo también en cuenta, que en uno de los dibujos está la firma “AM Fecit“, que podría ser perfectamente August Malvehy, un hecho que su nieta no tiene ninguna duda. Los tejidos, serían los históricos más relevantes hechos por Benet Malvehy.

Vista la coincidencia entre ambos libros y la del terciopelo labrado, el Museo Textil decidió comprar el libro de muestras que os presentamos. Os dejamos algunas imágenes, y también se puede consultar a través de nuestra base de datos, IMATEX (núm. Reg. 23.185).

Imatge Benet Malvehy
Imatge Benet Malvehy
Imatge Benet Malvehy