La indumentaria femenina vivió uno de los momentos de máximo esplendor y riqueza durante la época modernista. En comparación con la indumentaria masculina, formada por trajes sobrios que no variaron a lo largo de la época, los vestidos femeninos de las clases acomodadas estaban confeccionados con variedad de tejidos de seda como jacquards, otomanes, rasos, gasas, tules bordados, pero también batistas de algodón lisas o estampadas, sargas y tejidos de lana. La indumentaria de las mujeres tenía mucho protagonismo ya que debía representar el estatus social de la familia y no sólo lo hacía a través del vestido sino también de los accesorios.

A finales del siglo XIX la cintura femenina debía ser extremadamente fina y se conseguía gracias al corsé y a la elaborada construcción interior de los cuerpos, a menudo llenos de varillas. Las faldas tenían forma de campana y las mangas a menudo eran muy voluminosas con formas exageradas que recordaban la silueta de un jamón.

Imatge Vestit nº.reg. 11913.


Vestido Nº.reg. 11913, 1890-1899
Detalle de la manga con forma de jamón
©Quico Ortega, Museu Tèxtil de Terrassa

Con el cambio de siglo el volumen de las mangas cayó hacia la parte inferior, con fruncidos recogidos en el puño y la forma del corsé empujaba el pecho hacia delante y las caderas hacia atrás formando una silueta sinuosa que seguía la estética coup de fouet.

A medida que avanzó el nuevo siglo, la figura femenina se volvió más vertical, con la línea de cintura más arriba de la posición natural. Los tejidos en general eran más vaporosos y con más caída. En contraposición, se ponen de moda sombreros con alas anchas y totalmente cubiertos con plumas, lazos, flores de tela y muchos otros ornamentos. Los zapatos podían ser forrados de tela o de piel y desde finales del XIX las mujeres llevaban botines que se ajustaban mucho al tobillo y que costaban tanto de abrochar que para ello se necesitaba una herramienta con forma de gancho denominada abrochador. Otros accesorios imprescindibles eran los guantes y la sombrilla, que protegían la piel de la cara y de las manos del sol y mantenían el tono pálido tan de moda en ese momento.

Imatge botins nº.reg. 19973.


Botines Nº.reg. 19973, 1895-1905
De piel, con punta estrecha y abrochados con pequeños botones
©Quico Ortega, Museu Tèxtil de Terrassa

A continuación, os dejamos un enlace a la base de datos IMATEX con una selección de prendas femeninas del fondo del Museu Tèxtil. Podéis entrar en cada una de las fichas y conocer las características de cada prenda, además de ver fotografías de detalle.

 

Mercè López Garcia – Conservadora